Feijóo juega al despiste

Joaquín Castaño Balsalobre

A Feijoo se le queda grande el traje de jefe de la oposición después del debate cara a cara que tuvo lugar este martes en el Senado.

Es la primera vez que el nuevo Presidente del PP se mide en un cuerpo a cuerpo con el Presidente de Gobierno, y a tenor de lo visto y escuchado durante el debate, se ve a las claras que al gallego se le queda muy grande la Presidencia del Gobierno. Ha quedado demostrado que Feijoo es un insolvente.

Cuantos más ‘cara a cara’ se produzcan entre el gallego y el Presidente del Gobierno, más se pondrá de manifiesto el gran desconocimiento que tiene el líder de la oposición sobre nuestro país y sobre las problemáticas de la ciudadanía. Algún miembro del PP de los llamados ‘casadistas’ hace unas semanas me comentó que Feijoo es una ‘auténtica estafa’ como candidato, el mismo militante del PP me argumentaba que España no es Galicia y de Madrid para abajo el gallego se pierde, y que lejos de ganar apoyos sociales con sus apariciones públicas, conforme va transcurriendo el tiempo, los ciudadanos y ciudadanas se darán cuenta de que Feijoo no está a la altura.

Así, en el transcurso del cara a cara se ha puesto de manifiesto que lo que me comentó este militante del PP es del todo cierto. Vi a un Feijoo mal asesorado, fuera de lugar en un debate que, a priori, ofrece ciertas ventajas cuando se está en la oposición. El Presidente de Gobierno le ha dado la oportunidad al gallego de lucirse con esa comparecencia, que lógicamente no ha aprovechado.

El Presidente del Gobierno enumeró cada una de las medidas que se han puesto en marcha desde el Gobierno de España y que el PP vota en contra sistemáticamente.

Y hablando de oposiciones que no dan la talla, pongamos el foco en lo local para ver cómo en Cieza los populares, como Feijoo, hacen lo propio, esto es, poco o nada. El principal partido de la oposición anda en búsqueda de candidato/a, y varias posibles candidatas ya les han dado un no por respuesta, lo que se traduce en que el PP en los próximos comicios municipales no cuenta con un liderazgo capaz de aglutinar mayorías; tampoco con un proyecto claro.

Los otros partidos de la oposición lo tienen peor, C’s tristemente se ha desdibujado del panorama municipal, regional y nacional, por lo que va a ser complejo que en los próximos comicios tenga representación municipal.

Una mención aparte requiere la ultraderecha, que en Cieza se encuentra en cuitas internas. Y haciendo patente el discurso del odio, cada día demuestran, además, más desconocimiento de la realidad social y política de nuestro municipio.

En el último pleno municipal, celebrado este martes, sentí vergüenza al escuchar al concejal de Abascal decir que renuncia a la Agenda 2030, y creo sinceramente que el desconocimiento es tal que no se ha parado a pensar que esa Agenda 2030 está permitiendo diseñar ciudades sostenibles, y que ese diseño de ciudad es necesario para recibir los fondos europeos que tanto bien están haciendo a nuestras ciudades, y más concretamente a la nuestra.

No logro comprender cómo se puede decir que se renuncie a la Agenda 2030 y que no permita, por pura ideología en contra de los intereses de la UE, que Cieza renuncie a la mayor gestión de fondos públicos que nunca ha recibido.

Cieza ha recibido distintos fondos europeos dentro de las políticas de la UE de la Agenda 2030 como las que han permitido la cubrición de la rambla, la rehabilitación de los antiguos juzgados en dependencias municipales, la rehabilitación de la parte inferior de nuestro Mercado de Abastos como un centro de formación para la hostelería, así como la rehabilitación del Centro Cultural de Géneros de Punto, e infinidad de proyectos que están por venir.

Nunca un gobierno local ha gestionado tantos fondos en pro de nuestro desarrollo económico y urbanístico como lo está haciendo este, gracias a la Agenda 2030.

Algunas veces pienso que la oposición, y sobre todo los extremistas, solo quieren y anhelan otros tiempos en donde la miseria, la autarquía y la pobreza intelectual, cultural y económica eran la base social.

Abrazar el progreso siempre ha sido una tarea pendiente de la derecha, siempre, llevan 40 años de retraso. A los hechos me remito, votaron en contra de la Constitución española a la que ahora dicen que aman (y que no cumplen), entonces argumentaban que España se rompía, cuarenta y cuatro años después de votar en contra de la Constitución, España no se ha roto, ni se va a romper a pesar, de los extremismos y de los lastres que la derecha pretende imponer y que el progreso deshace, pues siempre que haya un gobierno progresista, habrá futuro para la gente.