Feijoó juega al despiste

Joaquín Castaño Balsalobre

Decir que el actual Presidente del PP, Alberto Núñez Feijoó, se equivoca más que una escopeta de feria es, a todas luces, una obviedad.

Además las continuas meteduras de pata a las que ya nos tiene acostumbrados se une ahora el Feijoó que juega al despiste y acaba despistado. Un líder de la oposición que solicita un debate con el Presidente del Gobierno y se desdice cuando lo aceptan. Como líder de la oposición, según muchos analistas políticos, supera ya, con creces, al malogrado Casado.

Y es que no lleva un verano de lo más acertado. Sale en los medios de comunicación diciendo que cuando él sea Presidente de Gobierno no va a utilizar el Falcon para ir a las Islas Canarias, sino que va a utilizar el ‘jet-foil, un barco que unía las islas y que dejó de utilizarse en el año 2005. Muchos canarios no han tardado en salir en tromba en redes sociales y acusarlo de “godo enterado”. Otros también le han recordado que al líder de la oposición le gusta mucho más el trasporte marítimo, como demostraba con su amigo el narcotraficante Marcial Dorado, y cuyo testimonio gráfico sigue glosando las hemerotecas con sus fotos en alta mar.

Feijoó anda un poco perdido y mal asesorado, porque el asunto del Falcon, que lo utilice la ultraderecha tiene sentido, ya que no va a gobernar nunca en España, y es populismo barato. Pero que el líder de la oposición no sepa que un Presidente de Gobierno lo es las 24 horas y que los servicios de seguridad aconsejan siempre utilizar medios de transporte seguros, como así lo hizo Rajoy cuando utilizaba el Falcon o el propio Aznar, es lamentable. Populismo aparte, el gallego pidió un Plan energético al Gobierno sobre la regularización de la temperatura en los edificios públicos. El Gobierno de España es consciente de la situación en la que se encuentra Europa y el mundo con la guerra de Ucrania, ya que hay países, como Alemania, que, de seguir con este gasto energético, no tienen garantizado pasar el invierno con el suministro suficiente para calentar sus hogares.

Así las cosas, el Gobierno de España ha ido más allá de las medidas del Plan de ahorro energético que el propio PP propuso, ya que este Plan, todo hay que decirlo, hasta ha sido votado en contra por el PP y Vox, pues quizás les moleste que incluya la gratuidad de los abonos de transporte en los cercanías, la rebaja de un 30% en los abonos de bus, ayudas destinadas a más de 1 millón de estudiantes con 400 euros más en becas.

Me sorprende también que, a propósito del Plan de ahorro energético del Gobierno, que VOX y el PP han votado en contra, se contemplen más de 450 millones de euros para los transportistas, y que esto haya surgido de la negociación con la Plataforma del Transporte, la misma que esta primavera convocó los paros y que tanto VOX como el PP utilizaron para degastar al Gobierno. Pues bien, cuando tienen la oportunidad de ver sus reclamaciones sustanciadas, PP y Vox se bajan del carro.

Además, esta convalidación del Real Decreto ha venido a tiempo para demostrar que estas medidas puestas en marcha ya han reducido el consumo de energía en un 9,5%, lo que supone un buen dato solidario.

Ahora Europa se ha dado cuenta de que la medida que impulsó de topar el precio del gas de España con la excepción ibérica ha sido un acierto, y esta misma semana se han reunido los líderes europeos para solucionar el grave problema del precio de la electricidad, mientras las eléctricas siguen aportando los datos de los beneficios mayores que en años anteriores, toda una obscenidad que hace que Europa deba intervenir y regular el mercado de la electricidad.

Veremos a ver cómo escapa Feijoó del debate que va a tener en el Senado el próximo martes, a ver cuántas veces mete la pata, cuántas arengas populistas hace, con la diferencia con la ultraderecha siempre tendrá que él ya ha gobernado una comunidad Autónoma y Vox todavía no ha gobernado ni va a gobernar, así que estaremos atentos al debate y a Feijoó y comprobaremos qué opina de la subida de las pensiones, ya que con el actual modelo de este Gobierno va a permitir aumentar las pensiones de 10 millones de ciudadanos conforme al IPC, con el gobierno de Rajoy y el PP todos sabemos que eso no fue así, ya que en la mayoría de ocasiones la carta de la subida de las pensiones, que era insignificante, un 0,25%  costaba más que la propia subida.