Carmelo y la Plataforma

Joaquín Castaño Balsalobre

«Hay hombres que luchan un día y son buenos. Hay otros que luchan un año y son mejores. Hay quienes luchan muchos años, y son muy buenos. Pero los hay que luchan toda la vida: esos son los imprescindibles» Bertolt Brecht. 

Pues una de las citas que más me gustan, además la he utilizado en varias ocasiones para resumir la vida y las acciones de algunas personas. 

Al leer o escuchar esta cita a cada persona nos viene un nombre a la cabeza, a mi me viene el nombre de Carmelo López Tornero. Un buen hombre al que tengo el placer de conocer desde hace más de 20 años. 

No recuerdo muy bien donde lo conocí por primera vez, pero sí recuerdo de él una de las primeras conversaciones que tuvimos. Esa conversación, hoy en día, quizá podría ser la misma que la de hace 20 años, hablamos de la importancia del ciudadano y de las relaciones con el poder para obtener un mayor Estado de Bienestar. Y es que Carmelo, además de ser un hombre imprescindible en la vida social y política de Cieza, y desde aquel momento lo sentí así, es alguien que despierta, frente a quienes tiene delante, la impresión de que es un hombre comprometido con una causa justa, que lucha sin descanso por conseguir lo que piensa que es justo. Reconocimiento y admiración. 

Pronto conectamos, en el ámbito del Partido hablábamos el mismo idioma, el de la justicia social, el de la necesidad de cambios acordes con los tiempos, el de abrir espacios a la ciudadanía. 

Nos embarcamos durante años en infinidad de proyectos políticos, unas veces salieron bien y otros no también, pero siempre desde la superioridad del bien general por encima del personal. 

Carmelo me permitió abrirme a un espacio de relaciones incomparables, Carmelo era y es la mejor agenda telefónica y de contactos que cualquier persona podía tener. Amigos y conocidos en el “cielo y en el infierno”. 

Carmelo, junto a su intachable recorrido político, también transitó durante muchos años, antes de conocernos por la UGT, él junto con otros compañeros hicieron de este sindicato el “todo en Cieza y su comarca”. 

Su compromiso social, ciudadano y político siempre fueron y van de la mano. Hoy quiero destacar su compromiso social y ciudadano en favor del Hospital “Lorenzo Guirao” de Cieza. 

Junto con otros compañeros de la UGT, Carmelo entendió que el Hospital de Cieza tenía que ser un verdadero Hospital Comarcal. Cuando el modelo del PP apostó por una Fundación, Carmelo visualizó que el Hospital de Cieza tenía que ser como el resto de hospitales, de uso y de gestión pública, ahí comenzó la verdadera batalla de Carmelo.  

Se creó la Plataforma Pro Hospital de Cieza, él se encargó de tejer los contactos, quería, y así fue, que la Plataforma fuese una entidad de carácter ciudadano que representase todas las sensibilidades políticas y sociales, y así se consiguió que en torno a esta entidad reivindicativa se uniesen partidos políticos, sindicatos, asociaciones de todo tipo, representando a todo el municipio y comarca, en definitiva que todo el espectro social, político y ciudadano estuviese representado en la Plataforma, cosa que consiguió. 

Carmelo fue, en los primeros años, un “la bestia parda” del Gobierno Regional, sobre todo del primer Presidente del PP. Recuerdo cómo una de las primeras visitas que Valcárcel hizo a Cieza, Carmelo y la Plataforma lo “esperó” en la puerta de la Residencia con pancartas y ejerciendo presión vecinal. 

Aquello fue el punto de inflexión, Valcárcel, un hombre de lo más inteligentes que ha dado el PP en esta Región, entendió que con Carmelo “llevaba los papeles mojaos” si utilizaba el enfrentamiento y no el diálogo. Sabía que si quería paz social en Cieza tenía que utilizar el diálogo y el entendimiento. 

Y así fue, Carmelo entraba y salía de San Esteban, con su pancarta siempre bajo el brazo. Este viejo sindicalista, nunca pidió nada personal ni para él ni para nadie de los suyos, cada vez que entraba en San Esteban, salía con una ampliación de servicios en el Hospital de Cieza, un mayor reconocimiento a su labor y al de los ciudadanos y ciudadanas que reivindicaban a través de la Plataforma. 

Así, y con la resistencia del PP local, que no entendían los dirigentes locales y creo que acabaron su ciclo de poder sin entender que a la Plataforma y a Carmelo se le hiciese más caso en temas del Hospital que a un alcalde del PP (qué mal que lo llevaron). 

Esto es así, y recuerdo a la perfección cómo al PP local, con mayoría absoluta se le ocurrió llevar al Pleno Municipal de Cieza una moción para nombrar el Hospital de Cieza, el Equipo de Gobierno propuso, y se votó “Hospital Vega del Río Segura”. Unos meses después al Hospital de Cieza se le denominaría “Hospital de la Vega Lorenzo Guirao”. Un nombre justo en reconocimiento al esfuerzo personal y político de Lorenzo Guirao, el ciezano que fuera Consejero de Sanidad cuando se construyó este hospital, y que de alguna forma tanto el Gobierno Regional de entonces, como la Plataforma entendieron que ese tenía que ser el nombre. 

Años de lucha que, si miramos con perspectiva, muestran que nadie puede negar que la Plataforma Pro Hospital de Cieza ha sido de las entidades más valiosas de nuestro municipio y comarca para conseguir un anhelo ciudadano. 

Recuerdo todavía, en los primeros años de funcionamiento de la Plataforma Pro Hospital, cmo Carmelo convencía a muchos de que el Hospital de Cieza tenía que ser un verdadero Hospital, muchos tuvieron dudas, pensaron que Carmelo era un lunático un hombre que no tenía los pies en la tierra, y vaya que si los tenía, este hombre con su sencillez, humildad y humanidad ha demostrado a Cieza, a su comarca, que luchar por algo justo merece la pena y que se puede conseguir. 

Yo desde esta columna, quiero reconocer este impecable trabajo, el trabajo incansable de un pueblo, de una Plataforma que ha conseguido que los ciezanos disfrutemos de un hospital en condiciones. 

Gracias Carmelo, gracias Juan, gracias a todos y todas los que habéis formado parte y seguís formando parte de esta Plataforma que ha conseguido tal fin. 

Cieza y su comarca os debe una, tener un Hospital que tantas vidas ha salvado y sigue salvando.