Miedo al compromiso

María Guirao – Psicóloga

Vivimos en un mundo en el cual está muy normalizado tener pareja, de hecho, es lo más habitual y puede que en nuestra sociedad lo raro sea estar soltera o soltero. Ocurre que cuando no estás en pareja las personas de tu alrededor te preguntan: “¿Cuándo te vas a echar novio/novia?”. Se espera de nosotros que vivamos en pareja, en cambio, para algunas personas el hecho de vivir en pareja o tenerla les puede generar aversión, la idea de compartir su vida a nivel emocional y sentimental con otra persona que no sea de su familia o amigos les aterra. Estamos hablando de personas que tienen miedo al compromiso.

El miedo al compromiso en las relaciones de pareja está caracterizado por un temor irracional a vincularse emocionalmente con otra persona y así perder cierta libertad y el estilo de vida que se tiene estando en la soltería. Algunas personas sienten el estar dentro de una relación como si estuvieran obligados a estar con esa persona para siempre, perdiendo así otras posibilidades. Como si el estar en pareja fuera un sinónimo de entrar en la cárcel.

Es cierto que sentir miedo a estar en pareja no es una realidad que sea incapacitante, pero sí puede generar malestar a la persona y se puede trabajar en ello. El primer paso sería entender de dónde viene este miedo. Muchas personas piensan que cuando una persona no quiere comenzar una relación es porque tiene ‘traumas’ de una relación anterior, este hecho no tiene por qué ser del todo cierto. Sí que es cierto que cuando una persona acaba una relación donde ha sufrido y estas sensaciones se han podido alargar en el tiempo, es necesario un tiempo de descanso, de hecho, eso es muy recomendable, pero esto no es sinónimo del fenómeno del que estamos hablando.

Una de las causas al miedo al compromiso es una baja inteligencia emocional. Cuando una persona no sabe ser responsable a nivel emocional consigo mismo, el hecho de estar con otra persona y tener la necesidad de gestionar ciertas situaciones donde la comunicación y la empatía son muy importantes les puede generar rechazo porque se sienten perdidos. Por otro lado, cuando estamos en una relación somos vulnerables a nivel emocional y tenemos que gestionar cierto grado de incertidumbre no pudiendo controlar nosotros mismos todas las variables, ya que hay otra persona dentro de la relación. El sentir esta vulnerabilidad puede, de nuevo, generar rechazo y, por consiguiente, evitación. Estas realidades son complicadas de reconocer en uno mismo y se tiende a pensar que se está mejor solo o sola porque así no se sufre, pero como he comentado: darse cuenta es el primer paso.

Para concluir comentar que en mi opinión sí que es cierto el dicho de “mejor sola o solo que mal acompañada”, aunque en ocasiones nuestros miedos o anticipaciones a cosas que no han ocurrido pueden hacernos dejar de vivir o sentir experiencias muy ricas. Por todo ello si te sientes representado o representada dentro de este fenómeno te animo a que pidas ayuda a profesionales en la materia.