Podemos celebra la nueva ley orgánica de salud sexual y reproductiva y de interrupción voluntaria del embarazo

La modificación de la ley vigente “consolidará derechos y creará otros nuevos, dando muestra del inequívoco talante feminista del Gobierno”, afirman

En Podemos-Cieza acogen con satisfacción el acuerdo del Consejo de Ministros sobre la modificación de la Ley Orgánica 2/2010 de salud sexual y reproductiva y de interrupción voluntaria del embarazo. El proyecto de ley inicia ahora su andadura parlamentaria con el objetivo de su aprobación definitiva antes de que expire la legislatura.

Recuerda Maribel Aguayo, portavoz de Podemos-Cieza, que “el nuevo texto acordado en el seno del Consejo de Ministros ha sido objeto de ataques, a veces furibundos, desde los partidos de la derecha”, ataques que, en su opinión, “no se justifican y que evidencian, en muchos casos, que quienes critican el proyecto de ley ni siquiera se han tomado la molestia de estudiarlo o, cuando menos, de leerlo”.

Así, en opinión de esta portavoz, “el nuevo texto aborda una amplia diversidad de temas y busca consolidar derechos ya existentes y crear otros nuevos, dando muestra del inequívoco talante feminista del Gobierno”.

En relación con la interrupción voluntaria del embarazo, se devuelve a las mujeres de 16 a 18 años y a las mujeres con discapacidad la posibilidad de decidir sobre sus propios cuerpos, y ya no será requisito el permiso de sus padres o tutores legales. “Cuando se censura esto desde la derecha se oculta un dato esencial, y es que la legislación sanitaria española establece la edad general para cualquier tipo de consentimiento en 16 años, de modo que tan solo se elimina lo que era una excepción injustificable”. Además, “se eliminan algunas trabas burocráticas, se garantiza la cobertura del aborto legal en los centros públicos y se regula la objeción de conciencia, creando un registro de objetores, todo para facilitar el acceso de las mujeres a una prestación a la que tienen derecho”.

Otra novedad muy comentada es que la ley incluye el derecho a la incapacidad temporal por cuadros médicos asociados a reglas incapacitantes. En este caso, “asistimos también a la consolidación de derechos existentes, con dos grandes cambios respecto a la situación actual: la incapacidad la pagará desde el primer día el INSS y no se requiere periodo mínimo de cotización, al contrario que el resto de incapacidades temporales”.

Aunque el ruido mediático y político se ha centrado en la interrupción voluntaria del embarazo y en la baja laboral por reglas incapacitantes, “la ley incorporará, cuando entre en vigor, otros aspectos no menos importantes que corren el riesgo de pasar desapercibidos”. Así, “también se incluye una incapacidad temporal preparto desde la semana 39 de embarazo, que no consumirá ningún día del permiso posterior, se crean servicios públicos de asistencia integral sobre salud sexual y reproductiva, se amplía la financiación pública de los anticonceptivos, se refuerza la educación sexual, en todos los niveles educativos, así como en el ámbito no formal, y se refuerza también la formación de los profesionales en materia de salud sexual y reproductiva”.

En definitiva, “aunque algunas propuestas del Ministerio de Igualdad han quedado finalmente fuera del texto, el resultado es muy positivo, y sería muy conveniente para nuestra salud democrática que los partidos de la derecha abandonasen su actitud vociferante e intransigente y centrasen su energía en hacer aportaciones para la mejora del texto en el curso de su trámite parlamentario”.