Hijos del Estado de Bienestar

Joaquín Castaño Balsalobre

Cada vez que a un amigo le ocurre algo bueno y positivo, es como si me ocurriese a mí, y esta semana querría compartir con mis lectores semanales de la columna ‘Atalaya Siberiana’ una buena noticia.

Esta pasada semana mi buen amigo y compañero Pedro Iniesta ha sido elegido Secretario General del PSOE de París, una agrupación centenaria que atesora las vivencias de cientos de exiliados que, en su momento, nuestro país vecino, Francia, acogió tras dejar atrás a la dictadura franquista.

Una agrupación que, además, cuenta con personas con mucho peso en el PSOE exterior, como el caso del Ministro de Exteriores, José María Albares.

Pedro Iniesta es un joven murciano, concretamente nacido en Sangonera la Verde, que desde muy joven ha militado en el PSOE de forma activa. Los que tenemos la suerte de compartir proyectos conocemos de su enorme valía, entrega y vocación de servicio, además de ser uno de los mejores socialistas con los que he tenido oportunidad de compartir, no solo proyectos sino amistad.

Pedro Iniesta, y lo digo de forma objetiva, es un joven brillante, una persona con unos ideales, valores y sentimientos a prueba de bombas, un socialista a carta cabal, de esos de antaño que, por encima de cualquier cosa, defiende los intereses generales frente a los particulares.

Iniesta es de esos hombres con vocación de servicio, un hombre muy formado, ya que con tan solo 29 años ha logrado aprobar una oposición de profesor de Español de secundaria en Francia, además de ser un alumno brillante en la UMU.

Pedro es fruto de nuestro Estado de Bienestar, hijo de una familia de trabajadores, a los que nadie, absolutamente nadie les ha regalado nada. Pedro representa como nadie el éxito de las políticas socialistas, de las políticas de becas, que iguala a todos los ciudadanos con independencia de su procedencia social, ya que él fue un alumno brillante que progresó por su esfuerzo y constancia, con la ayuda de una política de becas con sello progresista.

Para los que hablan de que los impuestos no valen para nada, aquí tienen un ejemplo de cómo un hijo de la clase trabajadora, gracias a esa inversión en política de becas, ha podido disfrutar de un erasmus, siendo un alumno brillante, y esa oportunidad internacional le abrió las puertas para ser, tiempo después, profesor de lengua española y literatura en la Universidad de Paris X. Además, su formación pública y su esfuerzo, lo llevaron después a aprobar una oposición en el Estado francés, donde ahora ha sido elegido Secretario General del PSOE de París.

Todo un futuro prometedor para un joven murciano que lleva a su tierra por donde pisa, un joven profesor de Lengua Española y Literatura que, además, tiene vocación de servicio; esa vocación con la que nacen las personas brillantes, libres y sin ataduras de ningún tipo. Un hombre reflexivo de los que cualquier persona de bien querría contar entre sus amistades.

El gran mérito de las políticas que durante años el PSOE ha impulsado desde los distintos gobiernos hacen que hoy cualquier hijo de trabajadores, como Pedro Iniesta, pueda competir intelectualmente, formativamente, y socialmente con los que, hasta hace muy poco, solo podían competir entre ellos, entre los hijos de…

Para los trabajadores la mejor medicina es que se apliquen políticas de justicia social, de redistribución de la riqueza, de inversión en sanidad pública, en educación pública, en los espacios a los que cualquiera debe poder llegar si se lo propone y se esfuerza, sin importar la cartera ni la procedencia.

Orgulloso de Pedro Iniesta, de su persona y, sobre todo, de los valores que representa y de los que dignamente hace gala; y además, orgulloso de lo que simboliza que un joven como Pedro Iniesta, en esta nuestra sociedad, haga una apuesta por las políticas sociales y socialistas.

Esfuerzo, sacrificio, constancia, y valores, muchos valores, personalidad y sentido crítico de la vida y ante la vida, sin que nadie imponga a los demás. Hacer sujetos libres y reflexivos es la enorme tarea que tenemos por delante para garantizarnos una sociedad más justa, más solidaria, más comprometida con las causas sociales y una sociedad más democrática y plural, que apueste de una forma clara por los valores y el compromiso.

Recuerdo ahora la película la ‘Lengua de las Mariposas’ en la que Don Gregorio, un viejo maestro republicano dice: “Si somos capaces de que tan solo una generación crezca en libertad, en España ya nunca nadie podrá arrebatárnosla”, pues eso, cada vez necesitamos mayor sentido crítico y tolerancia para llenar esta sociedad de personas brillantes y buenas como mi amigo Pedro Iniesta.