El PP fagocita a Cs

Joaquín Castaño Balsalobre

El PP se ha propuesto como fin último no gobernar España, lo que sí está consiguiendo y es meritorio es la fagocitación que está haciendo de la formación liberal CS. Errores propios y ajenos están llevando a la desaparición del partido de centro otrora liderado por Albert Rivera.

A tenor de las últimas informaciones aparecidas durante esta semana, el anuncio de la disolución de las cortes de Castilla-León de forma unilateral por parte del Presidente castellanoleonés, Fernández Mañueco, del PP, ha hecho saltar todas las alarmas en la formación naranja, ya que, el hasta ahora socio de CS y Vicepresidente de Castilla León, Igea se ha quedado perplejo después del cese, por parte del presidente popular, de todos los consejeros naranjas.

Y es que el PP siempre ha sido un partido poco de fiar, ni para propios ni extraños. Solo queda una CCAA gobernada por PP-CS, Andalucía, después de comprar en Murcia a los tránsfugas de Cs, después de que en la comunidad de Madrid se adelantasen las elecciones y expulsar a los consejeros de Cs del Gobierno.

Cs ha sido, después de UCD, el único partido de centro que parecía que sobrevivía al bipartidismo. Vinieron supuestamente a regenerar la vida pública y lo que han hecho es alargarle la vida al PP en las instituciones.

Hubo un momento en 2018, antes de la moción de censura, en que Cs practicó la coherencia, se sumaba a la lista más votada para apoyar gobiernos unas veces con más acierto que otros, pero dentro de su lógica tenía coherencia. El primer error, a mi juicio, lo cometieron después de conocer la sentencia demoledora en la que condenaban al PP por corrupción, en el que, en un hecho sin precedentes, el PSOE presentó una moción de censura y contra todo pronóstico salió adelante, Cs no estuvo de parte del sentido común, ya que fue una moción de censura necesaria, con el fin de sanear las instituciones, pues no se podía mantener bajo ningún concepto un gobierno apoyado por un partido condenado por corrupción. Cs se equivocó, se puso del lado del PP, amparando con ese gesto la corrupción en las instituciones.

El segundo error, a mi juicio, fue después de las elecciones municipales y autonómicas de 2019 en la Región de Murcia, el PSOE fue el partido más votado y lejos de pactar un gobierno de regeneración, pactó con el PP, que era la lista menos votada. Serviría de poco el discurso de apoyar a la lista más votada cuando esta no era el PP.

Así les ha ido. Han tenido menos éxito que Adolfo Suárez, debido a la incoherencia permanente. En política la falta de coherencia se paga caro.

El PP siempre ha estado al acecho, para hacerse con Cs, y ha puesto toda su maquinaria para ello, solo hay que ver los movimientos ofreciendo cargos a Ex de Cs como el que fuera su secretario de Organización, y algunos más. Y es que la estrategia del PP es clara, pretenden fagocitar a Cs y así poder ganar algún voto de los electores de estos.

Primero fue Murcia, el PP rompió literalmente Cs comprando a tránsfugas para mantenerse en el gobierno de la indignidad. Después fue en Madrid, en donde Isabel Díaz Ayuso cesó a los consejeros de Cs de forma unilateral y posteriormente convocó elecciones. Cuando vio que Cs electoralmente ya no funcionaba aprovechó la ocasión para acabar con ellos.

Ahora en Castilla-León van por el mismo camino y con la misma estrategia de Génova, consejeros de Cs cesados y elecciones convocadas. Espero y deseo que en esta ocasión al PP le salga mal la juerga y pague electoralmente además de la mala gestión ante la pandemia pague las jugadas que le está haciendo a Cs.

Coloquialmente, Cs está más que amortizado en términos políticos y tengo que reconocer, y todo el mundo sabe que yo soy un hombre de profundas convicciones de izquierdas, que hubo un momento en el que Cs sonaba bien, parecía que venía a remplazar a la derecha post franquista del PP, pero la realidad ha demostrado que eso no fue así. El PP ha fagocitado a Cs tanto por sus errores propios como ajenos.

Y tras este análisis, quiero aprovechar la ocasión para desearles a todos los lectores de la columna ‘Atalaya Siberiana’ Feliz Navidad y próspero año 2022, cargado de buena suerte, salud y prosperidad.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
Compartir en email
Compartir en telegram