Los tres ingredientes del amor

María Guirao – Psicóloga

El psicólogo estadounidense Robert Stenberg trató de explicar el concepto del amor a partir de su teoría triangular del amor. Esta teoría es muy conocida por los especialistas en terapia de pareja, ya que ayuda a comprender de forma esquemática y sencilla los sentimientos del amor en pareja.

Stenberg desarrolla que el amor se compone de tres elementos que se manifiestan en cualquier relación amorosa, él describe que el amor contiene: pasión, intimidad y compromiso, y son las diferentes combinaciones a estos tres elementos las que crean las diferentes formas de amor. Distinguir bien la naturaleza de cada elemento es importante para comprender de alguna forma el concepto del amor y los sentimientos que se asocian.

En primer lugar, la intimidad en esta teoría se refiere a los sentimientos de confianza, cercanía y cariño, se refiere a la conexión emocional entre dos personas. También de alguna forma la intimidad se refiere a estar pendiente del bienestar del otro. Este ingrediente se va formando con el tiempo en la mayoría de los casos. Además, en mi opinión, la intimidad en una pareja se ve influenciada por la comunicación de ambos y también por aquello que comparten, como hobbies, creencias, o formas de ver la vida.

El segundo ingrediente sería la pasión, se refiere a aquellos sentimientos más cercanos al deseo, a lo desconocido, la atracción física e impulso hacia la otra persona. A la pasión se la asocia en múltiples ocasiones con los primeros momentos en una relación o con lo que conocemos como enamoramiento, aunque la pasión puede acompañar a una relación durante años, solo que es necesario trabajar en ella.

Por último, Stenberg nombró el compromiso como último ingrediente, siendo este ingrediente muy importante para la durabilidad de la relación, ya que en un primer momento la pareja se compromete a comenzarla y por otro lado también se compromete a mantenerla. Sabemos que en una relación hay compromiso cuando, a pesar de las dificultades, los momentos vividos o la historia que tiene, el vínculo que los une sigue unido.

Teniendo estos tres elementos ya descritos animo a las personas que estén leyendo esto a que se pregunten qué ingredientes tiene su relación, si fuera el caso. Por supuesto, es lógico que pensar que la relación perfecta sería la que mantiene estos tres ingredientes, como Stenberg la llama relación consumada o amor maduro. También desarrolla en su teoría que no es complicado alcanzar este tipo de relación, sino mantenerla a lo largo del tiempo, por lo que el psicólogo asegura que se debe trabajar por igual en estos tres elementos para mantener una relación de calidad en el tiempo. También es normal que el equilibro entre los tres ingredientes vaya cambiando, no obstante que siempre existan los tres. Entender esta teoría puede ayudarnos a hacer un pequeño balance de nuestra relación y observar con claridad, si fuera necesario, en lo que necesitamos trabajar.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on telegram