Practicar el racismo aprovechando una desgracia

Joaquín Castaño Balsalobre

No deja de sorprenderme que cuando en este país ocurre cualquier desgracia haya personas que aprovechan tal circunstancia para hacer apología de la mentira y declararse fieles militantes de las Fake news (noticias falsas). Unos lo hacen con toda la intención del mundo para confundir a la gente, otros lo hacen motivados por la pura ignorancia, y otros con parte de ignorancia y parte de afán de manipulación.

Una desgracia natural como la ocurrida en la Isla de la Palma no se puede aprovechar para verter en las redes sociales odio hacia otras personas y colectivos. Me preocupa que haya gente que, ante tales situaciones, aproveche las desgracias para desparramar odio. No me parece ni bien que, ante la situación de catástrofe vivida por los palmeros, una isla en la que debido a la erupción volcánica han desalojado a más de 6000 personas, que algunos de estos respetables ‘expertos’ en redes sociales compartan sin comprobar previamente su veracidad que a los que vienen en patera los alojan en hoteles de 5 estrellas y a los palmeros los alojan en polideportivos.

Sin duda, un ejercicio de cinismo y de falta de humanidad, en el caso de que este último término fuese verdad. Cuando se comparten esas falacias se pone al descubierto, además de la ignorancia y la falta de rigor, una tremenda falta de humidad por parte de quienes lo comparten con el simple ánimo de poner en marcha el ventilador del odio.

Según datos recogidos del Ministerio de Turismo, la Isla de la Palma cuenta con tan solo 6000 plazas hoteleras, prácticamente las mismas que las personas desalojadas de sus viviendas. Para el que lo desconozca, esta isla en la que se ha producido la erupción volcánica tiene 14 municipios, una extensión de 700 km cuadrados y una población de 80.000 ciudadanos.

Creo que, a tenor de estos datos, es fácil sacar una conclusión: si tan solo hay 6000 plazas hoteleras, que algunas lógicamente han sido afectadas por la erupción volcánica, existe cierta distancia entre una zona y otra, y si hay que realojar a 6000 personas… Creo que cada uno puede sacar pronto una conclusión.

Y qué hay de cierto de lo que algunos llaman ‘pateros’, que los realojan en hoteles. Pues, como siempre, los que manipulan la realidad exponen una verdad a medias, ya que las personas que llegan huyendo de sus países por miseria, hambre y guerras, y llegan a costas españolas o son rescatados en alta mar, muchos de ellos con hipotermia y en malas condiciones, no vivencian las mentiras que algunos propagan a su llegada.

Por un momento me gustaría captar la atención del lector y hacer un esfuerzo de empatía y pensar en esas personas que salen de sus países, no por capricho sino por situaciones extremas para llegar a ‘un mundo mejor’, me gustaría también que por un momento el lector piense en qué situación se tienen que ver muchos padres para enviar a sus hijos en una patera. Los que somos padres nos podemos imaginar el desgarro que puede producir enviar a tu hijo en una patera para que viva mejor que en su tierra.

Pues bien, cuando llegan a la costa o son rescatados en alta mar pasan a ser internados en los Centros de Estancia Temporal de Inmigrantes que hay en todo el territorio nacional cerca de las costas, que no es un CIE, y donde permanecen un plazo máximo legal de 72 horas bajo custodia de la Policía Nacional, mientras trata de identificarlos. Ante la imposibilidad de hacerlo, porque no llevan documentación -algunos inmigrantes además se inventan la nacionalidad y alegan que provienen de países que bloquean su devolución o que están en conflicto- el Gobierno solicita al juez el internamiento en un CIE, donde estas personas pueden permanecer un periodo máximo de 60 días. En este tiempo las autoridades españolas tienen que ponerse en contacto con las de su supuesto país de origen para verificar la identidad y tratar de proceder a la repatriación. Si no se consigue, finalmente, los inmigrantes abandonan el CIE y el Gobierno los pone bajo la tutela de las ONGs con las que tiene convenios.

Ahora bien, existen momentos en los que estos Centros tanto de internamiento se llenan por el número elevado de personas, y a través de las ONGs se solicita el internamiento puntual en plazas hoteleras. De ahí a decir que se les brindan los hoteles como el que regala cualquier cosa va un mundo. La diferencia entre estar en un hotel por placer no tiene nada que ver con permanecer en un hotel mientras que se resuelve la situación administrativa o de primera necesidad.

De verdad, ¿es necesario tanto postureo con el meme de que los que vienen en patera son alojados en hoteles y los afectados por el volcán los alojan en pabellones? Pues con toda la sinceridad del mundo creo que no es necesario hacer tal comparación porque no hablamos de lo mismo, pero sin duda el simplismo de algunos y el odio que les ciega los impulsa a hacer tal comparación.

Esta es la sociedad que algunos están construyendo, generando odio entre iguales, metiendo la cizaña de que “el de fuera te quita el trabajo”, que vienen a por “nuestras cosas” y no me cansaré de explicar que si una persona que no habla nuestro idioma, viene desprotegido con ‘una mano delante y la otra detrás’, ‘te quita el trabajo’ a ti, un español que habla el idioma y tiene una formación, el problema lo tienes tú y no él.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on telegram