Lo sano de tener un hobby

María Guirao – Psicóloga

Hoy me gustaría hablar sobre lo importante que es tener hobbies para nuestra salud mental. Quizás para muchas personas pueda ser poco importante o hasta incluso puedan pensar que tener un entretenimiento puede ser una pérdida de tiempo o dinero, nada más lejos de la realidad. Cuando dedicamos tiempo a nuestro hobby estamos centrados en algo que por lo general no debería de causarnos preocupaciones o ansiedad, y creo que pasar tiempo haciendo algo que nos ayude a desconectar siempre es beneficioso.

Hay muchos tipos de hobbies, o aficiones, para unos puede ser el coleccionismo, deporte o actividad física, la pintura, la música o la pesca, lo importante de una afición es que nos haga desconectar, que nos interese y nos mantenga entretenidos, y este entretenimiento nos genere bienestar. En muchas ocasiones podemos confundir ocio con hobby. Para aclarar, el hobby es aquella actividad realizada de forma regular que nos genera ilusión y placer en nuestro tiempo de ocio.

Quizás la persona que esté leyendo esto se pueda estar preguntando qué hacer para desarrollar un hobby porque no lo tenga en este momento o porque alguna vez lo haya intentado y no se ha mantenido. Lo primero es pensar que si de momento no tienes ningún hobby el objetivo no es encontrar el definitivo, porque quizás te hayas puesto a pensar alguno y si en un primer momento has pensado que este no era para ti puede que no lo hayas intentado o que lo hayas descartado, entonces estaríamos en la misma situación. Por lo tanto, en este punto el objetivo es probar algo que pueda llamarte un poco la atención e intentar darle una oportunidad con algo de constancia, quizás descubras algo nuevo de lo que te has propuesto o de ti.

Es importante aclarar que mantener un hobby no debe ser percibido como una obligación, ya que por su misma definición y naturaleza la afición debe ser algo que se mantenga por el mismo placer de hacerlo y no porque se debe hacer.

Para acabar, comentar que en algunas ocasiones hay personas que les cuesta tener un hobby o mantenerlo, y es que a veces el mantener un hobby conlleva dedicación y perseverancia. El poner en práctica estos atributos es uno de los beneficios de mantener y trabajar nuestras aficiones. Otro de los beneficios sería que nos ayuda a mejorar el estado de ánimo: disfrutando del momento en el cual estamos desarrollando la actividad o pensando que cuando lleguemos a casa podremos hacer aquello que nos apasiona. Además, desarrollar una afición nos hace sentir bien con nosotros mismos, puesto que cuando dedicamos un tiempo de nuestro día o de nuestra semana a ello de alguna forma nos estamos diciendo que merecemos ese tiempo y por lo tanto me doy valor a mí como persona y a mi bienestar.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on telegram