La ruta del yeso

Joaquín Gómez Carrillo

En Cieza son varios los parajes de nuestro término municipal en los que se puede encontrar mineral de yeso, incluso en forma de cristales, blancos, traslúcidos, que se rompen con facilidad (el yeso es el segundo mineral más blando en la escala de Mohs). ¿Qué es el yeso? El yeso es sulfato de calcio dihidratado (su fórmula, ‘CaSO4+2H2O’, contiene dos moléculas de agua; es por eso que una vez deshidratado en hornos, el yeso en polvo tiene gran avidez por recuperarlas y fragua rápido con el agua).

Pues como decía no es difícil hallar por muchos lugares trazas de pequeños hornos, construidos en otro tiempo, quizá con el objeto de obtener el suficiente yeso para levantar las tapias de un corral, los muros en basto de una casa, o quién sabe si tan solo una marranera. De tal manera que podemos ver restos de estos hornos por detrás de la Atalaya, por la zona de las Maridías, por la Sierra del Oro, etc.

Pero en mayor medida, los grandes filones de mineral de yeso se hallan en la zona de la Herrada y el monte de la Serreta, donde aún se conservan los vestigios de importantes canteras abandonadas y de viejos hornos de ‘cocción’ de la piedra a nivel industrial. Sepan que Cieza tuvo un potencial en la industria yesera y fueron muchos, mujeres y hombres, los dedicados a la explotación de dicho recurso natural. Al respecto, no estaría mal limpiar y señalizar estos lugares, librarlos de basuras y catalogarlos de cara a que las nuevas generaciones de nuestra ciudad fueran conscientes de esta riqueza y este potencial industrial extinto, del que ahora no queda absolutamente nada (el yeso necesario para cualquier obra lo han de traer de fuera).

En este sentido me atrevería a marcar una ‘Ruta del yeso’ para conocimiento de todos: Subiendo por la carretera de Cieza a Mula, justo en el llamado ‘Collao de Ginete’, podemos ver la cantera de los Migaseca y sus hornos. Pues algunos industriales yeseros, con criterio de eficiencia económica, ‘cocían’ el mineral in situ, donde abundaba la leña; para luego transportar la piedra, ya deshidratada, al molino situado en su industria del pueblo, que en el caso de los Migaseca se hallaba junto a la Carretera de Madrid, pasado el camino de la Ermita, a la izquierda.

Continuando dicha carretera de Mula, un camino sube hasta lo alto del monte de La Serreta, y en un collado con vistas al el Cerro de las Beatas, y no lejos del actual ‘observatorio forestal’, se hallaba otra importante cantera de yeso: la conocida como de ‘La Carmen’, cuyo horno y molino industrial estaba en el pueblo, situado en lo que ahora es la calle Hermanos Templado, a la derecha según se entraba desde la Gran Vía, esta es una inmensa cantera con sus ‘zulos’ blindados para los explosivos.

Siguiendo adelante, junto a la llamada en los mapas ‘Casa de la Magdalena’ (habitada desde hace décadas por la familia de ‘el Tardío’), un camino se desvía por la derecha y nos conduce a la que fuera ‘Casa del Coto de Chápuli’, con sus hornos de quemar piedra reconstruidos, donde antaño obtenían el yeso machacándolo allí mismo, a base de almainas y rulos en una especie de era; tras la casa y hornos está la cantera.

Continuando por el mismo camino en dirección al ‘Collado de Ocasión’ y Presa del Cárcavo, nos topamos con las canteras de los Pavo, de las cuales, durante muchos años, estuvieron arrancando piedra de yeso y transportándola a diario con sus camiones hasta las industrias, que se hallaban en el paraje de la Fuente del Ojo; la una en alto, junto a la reguera que llevaba el agua al Molinico de la Huerta; y la otra abajo, donde en la actualidad funciona como almacén de materiales de construcción. Durante un tiempo éstos medraron lo bastante en la industria del yeso y, en sociedad con otras personas del ramo, pusieron en marcha una fábrica en el paraje de Los Prados; la cual luego sería desmantelada y derruido el edificio.

Restos de otra cantera, con sus hornos de cocer la piedra in situ, se halla también junto a la misma carretera de Mula, en el paraje ‘Punta del Ripión’, no lejos de la antigua ‘Venta de Palomín’. De esta extraían la piedra ‘Los Villa’, otros industriales ciezanos del yeso, que tenían su almacén de materiales, y hornos, en el Camino de la Estación.

He de apuntar que en las citadas canteras, hoy en día, desiertas y abandonadas por no existir ya en Cieza fabricación alguna de yeso, la roca era arrancada a pico y barreno, con explosivos. Los barreneros trabajaban de forma manual, con el marro, el puntero y la barrena (salvo en los últimos tiempos), picando pacientemente hasta horadar la piedra en los puntos adecuados para desgajarla; luego metían la carga de dinamita, atacaban los cartuchos con una barra que tenía la punta de cobre para evitar chispas y esperaban a la una de la tarde (ellos la llamaban la ‘hora de la pega’), cuando encendían todas las mechas y se ponían a cubierto. Entonces comenzaba a oírse en varios kilómetros a la redonda el rumor de un bombardeo procedente de todas las canteras, detonaciones que servían como señal horaria para dar de mano en las labores del campo y ponerse a comer lo que se llevara en la capaza del recado.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on telegram