Joaquín Chapaprieta, diputado por Cieza y presidente del Gobierno

Francisco Javier Salmerón Giménez

A finales de julio asistí en Teatro Municipal de Torrevieja a una buena y cuidada representación histórica realizada por parte de la asociación Ars Creatio, con la que la ciudad alicantina realizaba un homenaje a su ilustre vecino con el título de ‘Joaquín Chapaprieta, afán de concordia’.

Nacido en 1871, era de origen italiano (Schiapaprieti). Su abuelo emigró de Génova y vino a establecerse en la costa levantina española a mediados de siglo, españolizándose su apellido en la forma Chapaprieta. Su padre consiguió pasar de marinero a propietario de varios barcos que hacían el tráfico con América para traer maderas a los almacenes que estableció en Alicante y Torrevieja y de los que abastecía a toda la provincia.

En 1901 Joaquín Chapaprieta Torregrosa consiguió el acta de diputado por el distrito de Cieza, cuando sólo contaba con treinta años de edad, al conseguir su encasillamiento en Cieza gracias al apoyo que le prestó López Puigcerver. Dada su juventud no es extraño que tuviera que escuchar muchas voces recriminándole el que todo el valor de su persona estuviera concentrado en trabajar en el despacho de abogados del político murciano. Por el distrito ciezano se estableció una ‘lucha’ entre el conservador conde de Campillos y el liberal Chapaprieta en las elecciones de ese año tras las cuales un diputado liberal representaría por vez primera a los habitantes de dicho distrito en las Cortes. Aunque a pesar de la ficción de confrontación, los conservadores no fueron realmente a la lucha, dejando libre el campo a los políticos liberales. Los conservadores ciezanos mantuvieron una ‘benevolencia tolerante’ con el candidato liberal, en palabras de Antonio Pérez Gómez.

En cualquier caso, Joaquín Chapaprieta realizó su propia campaña electoral, comenzando su acercamiento a los electores en Moratalla, donde fue obsequiado con una serenata. En la calle había ‘una numerosa concurrencia’ deseosa de ver al candidato, a quien vitorearon. De Moratalla partió para Calasparra, Cehegín y Cieza, donde se le ofreció una velada teatral; luego salió para Abarán.

Intentaría repetir el acta de Cieza en las siguientes elecciones pero la neutralidad del Gobierno, tras abandonar la posición de Chapaprieta, permitió la candidatura única del conde de Campillos y su pacífica victoria. A pesar de ello decidió presentarse a las elecciones, aunque sin contar con apoyo oficial su derrota estaba asegurada.

Con el tiempo conseguiría realizar una importante carrera política. Con Santiago Alba recibió la cartera de Gobernación en 1913, la cartera de Trabajo en el gobierno de García Prieto de 1922. En buena parte, fue el creador del programa financiero elaborado por Alba en 1915 y que constituía una especie de ‘plan de estabilización’ seguido de otro de desarrollo económico y realizaciones sociales, que contaba como base esencial con una profunda modificación presupuestaria y fiscal. Planificación que no logró abrirse camino, combatida duramente por todos los intereses afectados, especialmente por los industriales catalanes agrupados en la Lliga. Perteneció luego a Izquierda Liberal, formando parte del Gobierno García Prieto en 1923.

Después sería ministro de Hacienda en el Gobierno formado por Lerroux en mayo de 1935 para dar entrada a la CEDA. El presidente de la República, tras estallar el escándalo del estraperlo, encargó la formación de un nuevo gobierno a Joaquín Chapaprieta, en septiembre de 1935, y otro el 29 de octubre del mismo año. La cada vez más profunda división entre los cedistas y los radicales obligó a Chapaprieta a disolverlo.

Participó en las elecciones de febrero de 1936 bajo las siglas del Partido Republicano de Alicante obteniendo acta de diputado. Pero el estallido de la Guerra Civil lo sorprendió en Suiza, donde pasó con su familia todo el tiempo que duró el conflicto. Regresó tras su término, pero no le agradó el sistema político dictatorial que encontró, por lo que decidió retirarse definitivamente de la política. Falleció en Madrid en 1951.

Cabe recordar que con Joaquín Chapaprieta fueron dos los Presidentes de Gobierno de España que a su vez fueron representantes del distrito de Cieza en las Cortes. Antonio Cánovas del Castillo, como conocemos, lo fue con anterioridad.

Su familia publicó en 1971, de manera póstuma, unas interesantes memorias, La paz fue posible.

Fotografía de Joaquín Chapaprieta realizada por el prestigioso fotógrafo Kaulak, también diputado por Cieza. Fue publicada en Mundo Gráfico en diciembre de 1915.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email