¿Se puede controlar la eyaculación masculina?

María Guirao – Psicóloga/sexóloga

La eyaculación precoz es una de las disfunciones sexuales más comunes en hombres. En España existe una prevalencia de alrededor de un 43 % de hombres que alguna vez en su vida han experimentado eyaculación precoz. Es cierto que se si se ha experimentado en algún momento aislado una eyaculación antes de lo esperado no quiere decir que este hombre pueda desarrollar o ya tenga una disfunción sexual en sí. Se genera una disfunción cuando esta sensación de no control en la respuesta sexual se alarga en el tiempo.

Para tratar la eyaculación precoz es muy habitual la utilización de ciertos fármacos para dilatar la respuesta sexual, aunque estos fármacos no la suelen alargar el tiempo deseado para que la relación sexual sea satisfactoria y tampoco dan herramientas a la persona para aprender de su respuesta sexual, ni dan ninguna sensación de control.

En lo referido a la eyaculación precoz existen muchos mitos, desde mi punto de vista se aprenden ya desde muy jóvenes. Uno de los mitos podría ser que si un hombre eyacula muy rápido quiere decir que su pareja o la persona con la que está manteniendo relaciones sexuales le excita mucho, realmente no es cierto. La eyaculación rápida no es directamente proporcional a lo que valoremos a nivel sexual a la pareja, sino al tiempo que la persona alcance la máxima excitación. Para entendernos, digamos que todas las personas tenemos niveles de excitación, y todos tenemos un 0 (que sería nada de excitación) y un 10 (que sería cuando la excitación llega a su máximo nivel y ocurre la eyaculación). Las personas, en la mayoría de los casos, durante las relaciones pasamos por esos diferentes niveles de excitación, alargándose así la respuesta sexual. En el caso de las personas con eyaculación precoz se suele pasar de niveles bajos a muy altos en poco tiempo, sin llegar a sentir los niveles intermedios.

Otro de los mitos que se tienen es que una de las formas de alargar la relación sexual es pensar otra cosa durante esta, por ejemplo, cosas desagradables. Tampoco es algo que beneficie realmente, sino todo lo contrario. Y es que es muy importante que la persona con eyaculación precoz aprenda de las sensaciones que se tienen durante las relaciones, no que las repela, porque al final el objetivo es disfrutar, no pensar en algo que no toque durante ese momento.

El trabajo en terapia sexual desde el punto de la psicología es aprender de estas sensaciones que nos generan los niveles de excitación y así alargar la respuesta sexual a un tiempo razonablemente placentero para la persona. Para esto es necesario estar bien asesorado y seguir las instrucciones del terapeuta.

Para acabar, comentar que la respuesta sexual no se debe controlar, puesto que es algo que simplemente sentimos. El objetivo para disfrutar de las relaciones sexuales, en general y también a pesar de haber sufrido eyaculación precoz, es aprender a relajarse siendo consciente en todo momento de las sensaciones que nos genera lo que estamos haciendo.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email