El Gobierno aclara la situación y las posibilidades de actuación en la manzana del “cocodrilo”

El solar situado en la manzana conocida como ‘del Cocodrilo’ tiene carácter privado y es el PGMO de 2008 el que regula sus normas sobre edificabilidad y uso. En el mismo año 2008 se constituía la junta de compensación (UA-1 PERI-3). Una vez constituida dicha junta en el año 2008, esta comenzó a trabajar a fin de desarrollar el proyecto de la citada manzana, de conformidad con lo establecido en el PGMO. Tras varios años de trámites, en mayo de 2015 se aprobaba el proyecto de reparcelación cumpliendo lo exigido en el PGMO de 2008, continuando los trámites hasta ahora

Ante las últimas peticiones para modificar lo contemplado el Plan General realizadas por algunas formaciones políticas, el concejal de Urbanismo y Hacienda, Antonio Ignacio Martínez-Real, hacía referencia a varios aspectos tanto de tipo económico como urbanístico. En relación a la posibilidad de “expropiar por utilidad pública” para hacer una zona verde, el concejal manifestaba que esa posibilidad está totalmente descartada por su ilegalidad y su ausencia de justificación: “La expropiación es una herramienta que se utiliza para cumplir las normas y ejecutar los planes de ordenación, no cabe por tanto utilizar la expropiación precisamente para ir en contra de las normas y no ejecutar lo contemplado en el Plan General. Por otro lado, no se justificaría adquirir suelo a precio de urbano para hacer una zona verde, máxime cuando además se cumplen los estándares del PGMO y esa zona no es deficitaria en zona verde al estar cerca de muchas de ellas”. En lo que se refiere a adquirir los terrenos mediante compra para realizar una posterior modificación puntual del PGMO, según Antonio Ignacio Martínez- Real, “es totalmente posible siempre y cuando los propietarios acepten el precio establecido según las tasaciones municipales que tienen en cuenta lo abonado por ‘justiprecio’, en este caso el precio sería, aproximadamente, de 4 millones de euros el solar de la ‘manzana del Cocodrilo’, nosotros estaríamos dispuestos a estudiar cualquier tipo de modificación del Plan, incluido el uso del suelo si el terreno se pudiera comprar por ese precio, sin que sea posible que una administración abone ni un céntimo de euro más de lo que dice la tasación. Por todo ello, si los propietarios estuvieran a dispuestos a vender a ese precio, el Ayuntamiento podría adquirir los terrenos y estudiar todas las posibilidades. Es preciso indicar que no vamos a tomar ninguna decisión sin saber lo que cuesta, ya hemos tenido muchos ejemplos, el último de ellos el V6, donde lo establecido por el justiprecio rondaba los 480.000 euros y finalmente se abonaron 6 millones de euros; teniendo en cuenta esa proporción, en la ‘manzana del Cocodrilo’ sería un disparate de incalculables consecuencias, por tanto, solamente sería viable adquirir los terrenos si hay fijado un precio cierto y cerrado entre Ayuntamiento y propietarios que evite cualquier tipo de procedimiento judicial. Quienes pretenden subir el precio del solar, presionando al Ayuntamiento proponiendo ideas sacadas de leyendas urbanas se equivocan, ya que el Ayuntamiento no va a emprender ningún camino sin saber el coste para el pueblo de Cieza”.

Finalmente, “hay que hacer referencia al proyecto contemplado en el PGMO de 2008; en dicho proyecto se contempla la construcción de dos edificios dejando una calle en medio de 9 metros de anchura (anchura similar a la existente en el Camino de Murcia entre los coches aparcados). Esta calle peatonalizada serviría de nexo de unión entre la zona peatonal del Paseo y el resto del pueblo por donde circula el tráfico. Asimismo, los edificios actuarían como ‘cierre’ entre esas dos zonas, peatonal y con tráfico. La citada calle peatonal también serviría para tener un efecto visual de toda la zona desde el Paseo hasta Jiménez Castellanos, similar al efecto visual que hay desde la parte del Convento en el Camino de Murcia hasta la plaza de toros. Hay que destacar que el proyecto encaja con la intención que tiene este Gobierno de peatonalizar el Paseo, generando una amplia zona céntrica comercial y de recreo. Por otro lado, no hay que obviar que existe en gran parte del imaginario colectivo la idea, fomentada por leyendas urbanas, de unir todos los paseos. A la vista está que la ‘manzana del Cocodrilo’ no es obstáculo para que se unan los paseos de Camacho y de Salas, si bien tenemos una importante arteria como la calle Juan XXIII con una rotonda que distribuye el tráfico. Si se considera que esa unión ‘visual’ existe, es la misma unión ‘visual’ que existirá a través de la calle de 9 metros de anchura. De la misma manera, entre el Paseo y el de Camacho tenemos la Gran Vía y otra rotonda importante para el tráfico. Teniendo en cuenta que el Paseo será peatonal, no parece muy acertado dejar esa zona totalmente abierta contigua a la zona con tráfico, si bien este Gobierno está dispuesto a estudiar todas las alternativas siempre que adquiera los terrenos mediante compra y al precio establecido en el justiprecio, esto es, 4 millones de euros aproximadamente”.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email