Marina Gómez Carrasco, alumna del bachillerato de investigación del IES Los Albares, ganadora del concurso nacional “Defensa y yo”

Marina Gómez Carrasco lo ha conseguido. Tras proclamarse vencedora en su universidad, la de Salamanca, del concurso “Defensa y Yo”, organizado por Esglobal, la embajada de Estados Unidos en España y diversas universidades españolas, fue seleccionada como una de las cuatro finalistas de la fase nacional de la convocatoria

El pasado 10 de agosto Marina recibí la noticia de que su trabajo, titulado “La guerra híbrida, una amenaza imprevisible”, había resultado vencedor absoluto del concurso nacional. Naturalmente la alegría fue enorme, tanto para ella como para su entono familiar y estudiantil.

Marina tiene 19 años y es natural de Abarán, donde estudió en el colegio Fahuarán de la localidad. Después prosiguió sus estudios en el IES Los Albares de Cieza, donde superó con Matrícula de Honor el Bachillerato de Investigación de este. Una vez terminada esta etapa inició sus estudios universitarios en la Universidad de Salamanca, donde estudia el doble grado de Derecho y Ciencias Políticas, cuyo segundo curso comenzará en septiembre.

Entre sus principales hobbys destacan leer, ver programas de televisión sobre política, la música clásica, la política en general y, aunque la tiene un poco abandonada, tocar la flauta travesera.

La participación de Marina en el concurso comenzó en noviembre pasado cuando a los alumnos de su grado les enviaron un correo desde la Facultad de Derecho animándolos a participar en el citado concurso. Dado que desde que empezó el Bachillerato de Investigación su tutor, el profesor Pedro Peinado, los animó a todos a participar en este tipo de convocatorias, Marina no se lo pensó dos veces y se inscribió en él. Hasta finales de enero no comenzó el trabajo, en época de exámenes, siendo el tema de este el de la defensa nacional y la responsabilidad individual. La elaboración comenzó con la asistencia a una conferencia online sobre la guerra actual. Ganó el primer premio de su universidad y pasó a la final junto a otros tres finalistas de todo el país. El pasado 10 de agosto recibió la noticia de que había ganado el concurso.

Marina reconoce que en principio no estaba convencida de poder ganar el concurso, ya que se trataba de un tema desconocido para ella. No obstante, su exhaustiva investigación ha cambiado por completo esta situación, hasta el punto de que la cuestión de la defensa nacional le ha parecido sumamente interesante. Cuando supo que había ganado el primer premio de su universidad no se lo acabó de creer, y cuando le dijeron que había ganado el premio nacional pensó que era una broma. Pero ya se ha hecho a la idea de que los premios los ha merecido y recibido por la calidad del trabajo elaborado. Unos premios que se concretan en un viaje a Bruselas para los vencedores de cada universidad, donde visitarán la sede de la OTAN, y otro como ganadora absoluta del concurso que aún no se ha concretado.

Preguntamos a Marina cómo le va su actual vida universitaria y nos contestó que, aunque le dedica mucho tiempo al estudio, ha conocido a mucha gente nueva, ha hecho muchas cosas nuevas y se ha dado cuenta de que en Salamanca hay mucho que hacer y ver (fiesta incluida). Sus proyectos de futuro pasan por, obviamente, terminar la carrera y sacar la oposición de la Abogacía del Estado. También le gustaría participar en política, viajar y aprender.

Para terminar Marina quiso dedicar los premios conseguidos a su familia, al IES Los Albares, a sus profesores y a su tutor, Pedro Peinado, quien le enseñó a investigar y le hizo ver que el trabajo y el esfuerzo abren todas las puertas.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email