La concejalía de Salud Pública informa sobre consejos y recomendaciones para prevenir los golpes de calor

Las personas mayores y los niños son población a la que afecta especialmente el calor, por lo que, según el área municipal que dirige Melba Miñano, hay que tomar ciertas precauciones antes de salir de casa de cara a la ola de calor que comienza este jueves y que se prolongará probablemente hasta el próximo lunes.  Para ello se ha hecho eco de las recomendaciones del Ministerio de Sanidad publicadas en sus redes sociales para evitar los golpes de calor

El Ministerio ha publicado en sus redes sociales un cuadro informativo con una serie de consejos a seguir de forma clara cuando el calor es intenso bajo el epígrafe ’10 recomendaciones frente al calor’. Las medidas son muy sencillas, y van desde beber mucha agua o líquidos sin esperar a tener sed, eso sí, evitando las bebidas alcohólicas, café, té o cola y las muy azucaradas. 

Recuerda que los días de calor intenso «obligan al cuerpo humano a un esfuerzo de adaptación para mantener la temperatura corporal normal», es decir, «se suda más, nuestras venas se dilatan… Y, sobre todo, este esfuerzo se da durante la primera ola de calor, cuando nuestro cuerpo aún no está acostumbrado a las altas temperaturas». También cuando el calor no se va durante varios días o si los días y las noches son calientes o cuando existe mucha humedad y no hay viento.

También aconseja permanecer en lugares frescos, a la sombra, y si es posible pasar al menos dos horas en algún lugar climatizado. Usar ropa ligera, un sombrero y calzado que transpire nos ayudarán a estar mejor en el exterior. 

En casa, es importante bajar las persianas evitando que el sol entre directamente y no abrir las ventanas cuando la temperatura exterior es más alta. A partir de los 35º C en el interior de la vivienda, un ventilador solo mueve el aire, no lo enfría. También es importante darse una ducha o un baño fresco.

En la cocina es mejor hacer comidas ligeras que le ayuden a reponer las sales perdidas por el sudor (ensaladas, frutas, verduras, gazpachos o zumos).

El calor no afecta a todas las personas por igual, por lo que «hay que tener especial atención con las personas enfermas, los mayores que viven solos, las personas con facultades mentales disminuidas o incapaces de adoptar medidas protectoras sin ayuda (hay que visitarlos para comprobar que están bien)»·.

Asegurarse que los niños de 0 a 4 años beben mucho líquido, visten ropa clara y ligera y nunca se queden solos en automóviles al sol o con las ventanas cerradas.

Las personas que realizan trabajos intensos, en el exterior o actividades deportivas intensas, deben reducir su actividad en las horas de máximo calor, protegerse del sol y beber abundantemente bebidas que repongan los líquidos y las sales perdidas por el sudor.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email