¿Cómo perdonar una infidelidad?

María Guirao – Psicóloga

Lo prometido es deuda y hoy toca saldarla con vosotros y vosotras. Hace un mes en esta misma columna escribía sobre la naturaleza de la infidelidad en la pareja, comentaba que los límites de esta debían de ser comunicados por las dos partes de la relación y de mutuo acuerdo

También indicaba que las personas no somos infieles por naturaleza, aclarando que podemos aprender a gestionar estas situaciones, puesto que somos seres capaces de controlar nuestros impulsos y que quizás esto era un mito para, de algún modo, justificar la conducta. Para acabar en esta columna prometí que en un tiempo desarrollaría otra gran pregunta en cuanto a este tema: “¿Cómo se puede perdonar una infidelidad?”.

Por supuesto que responder a esta pregunta no es tarea sencilla, puesto que debemos tener en cuenta que cada situación puede estar asociada a unas circunstancias diferentes. También es importante analizar que hay muchas formas de ser infiel en la pareja. En cuanto a esto, y hablando desde el sentido más general, una persona podría ser infiel a otra manteniendo relaciones sexuales en una ocasión aislada, chateando con personas desconocidas por las redes sociales o, por ejemplo, manteniendo una relación de pareja paralela durante un tiempo prolongado. Esta lista podría ser larga, pero tampoco considero que haya que extenderse demasiado, tan solo decir que hay que entender la naturaleza de la infidelidad, puesto que, en teoría, no es lo mismo plantarse perdonar una infidelidad de una relación que se ha mantenido oculta a lo largo del tiempo a perdonar una relación sexual en que una ocasión aislada.

También es clave tener en cuenta, a la hora de aprender a perdonar, cómo se ha descubierto la infidelidad. Porque tampoco es lo mismo que la persona que haya sido infiel se lo comunique a su pareja, que esta persona lo haya estado negando y ocultando durante mucho tiempo y ya ha llegado un punto que no le es posible ocultar más porque hay pruebas de por medio. En el último ejemplo, por supuesto, sería una tarea más complicada.

Creo que el punto más importante para perdonar una infidelidad y que la pareja pueda mantener una relación funcional es entender que perdonar no es olvidar. En muchas ocasiones considero que se pueden confundir estos dos conceptos y cuando se decide perdonar la infidelidad en las relaciones de pareja hay veces, y sobre todo por parte de la persona que ha sido infiel, que se hace como si no hubiera pasado. Cuando sale el tema no se gestiona del todo bien, ya que, por un lado, quizás la persona que ha sido infiel se siente culpable y prefiere que no se hable y, por otro, la persona a la que le han sido infiel necesita hablarlo. Y es que para que cualquier relación de pareja funcione es elemental que exista una confianza. Esta confianza tras una infidelidad queda rota por algunas partes, o completamente, y por lo tanto es papel de ambos aprender a reubicarla. Desde la perspectiva de la persona que ha sido infiel es importante que sepa responder bien a las preguntas que tenga su pareja, no dando detalles innecesarios, como por ejemplo detalles sexuales, pero sí diciéndole la verdad de lo que le ocurrió y cuáles eran sus circunstancias en ese momento, para así ayudar a su pareja a reponer y a entender lo que pasó.

Por supuesto, esto no es tarea sencilla para la pareja y siempre es recomendable que se dejen guiar por un profesional, ya que es muy importante aprender a mantener una relación sana y equilibrada en pareja y con más razón si han ocurrido circunstancias tan complicadas como las mencionadas aquí.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email