¿Perdonarías una infidelidad?

María Guirao

Es una pregunta bastante compleja de responder. Quizás muchas personas en la teoría tengan muy claro la respuesta, podrían pensar que no serían capaces de perdonar una infidelidad, aunque luego en la práctica la cosa se complica, ya que en muchos casos esta realidad es compleja, y puede que si te han sido infiel y en un primer momento no te habrías ni planteado la posibilidad de perdonar quizás ahora tengas sentimientos encontrados

Existe el mito de “todas las personas somos infieles por naturaleza”, aunque considero que está muy lejos de la realidad. Y es que las personas somos seres humanos, capaces de controlar nuestros deseos e impulsos. Suelo poner a menudo este ejemplo: las personas somos el único animal que no come, aunque tenga hambre y tenga comida enfrente. Por lo tanto, cuando pensamos que una persona no puede controlar su deseo hacia otra estamos justificando de cierta manera esta conducta. Y es que una infidelidad no se da de repente, digamos que hay ciertos pasos, que te llevan a hacerlo, y no saber cortar en esos pasos o dejarse llevar puede conducirnos a realizar cierto tipo de conductas que rompan con la confianza de la pareja.

La infidelidad es una realidad que puede ocurrir en las parejas. Sería muy complicado realizar un estudio para averiguar cuál es el porcentaje de infidelidad en las parejas españolas, por un lado, porque al ser un tema tan íntimo sería difícil quizás conseguir personas que quisieran participar, y por otro porque quizás todo el mundo no entienda igual el concepto de la infidelidad. Porque, ¿qué es una infidelidad?

Partimos de la premisa que las personas son infieles cuando previamente ha habido un compromiso aceptado por la pareja, en este caso. Muchas parejas desde el principio de la relación hablan sobre el tema de la fidelidad y del compromiso, comunican qué sería para ellos una traición y cómo les haría sentir, etc., otras, sin embargo, lo pueden dar por hecho, y esto normalmente lleva a problemas. Desde mi punto de vista, una de las claves para que las parejas mantengan una relación sana es la comunicación y en el tema del compromiso y de la fidelidad el comunicar no va a ser menos importante. Aunque quizás en este caso se puede pensar que hablando de ello puede parecer que se le da una cierta importancia como si fuera más posible al hablarlo. Por supuesto si pensáramos así estaríamos dejando un espacio en blanco en los compromisos de la relación, y no por dejar hablar de ello se eliminan las probabilidades de que ocurra.

En mi opinión, los límites de la fidelidad los pone cada pareja. Lo importante sería observar si esos límites son sanos. Una de las formas de aprender a poner límites podría ser el ponerse en el lugar del otro y pensar: “¿Cómo me sentiría yo si mi pareja hiciera tal cosa?”. Si la respuesta, de alguna forma, es que sentirías que se está rompiendo tu confianza en la relación, podría ser un buen punto para comunicarlo con la pareja y ver qué opina.

Quizás algunos lectores os preguntaréis: vale, pero entonces, ¿cómo se perdona una infidelidad? Las claves para este tema me las guardo para otro día.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email