El Ayuntamiento se sumará el 21 de junio a la conmemoración del Día Mundial de la ELA

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Ayuntamiento de Cieza/Redacción

Esa jornada se iluminarán por la noche con luz verde los edificios municipales del palacio consistorial, biblioteca municipal y edificio municipal multiusos de la Esquina del Convento para simbolizar el apoyo a las personas que sufren esta enfermedad

El 21 de junio, lunes, se celebra el Día Mundial de la ELA. Con motivo de este día, ELA Región de Murcia junto a la Fundación Luzón y al resto de asociaciones pertenecientes a la Comunidad de la ELA, han lanzado la Campaña #LuzporlaELA, en la que edificios y monumentos de toda España se iluminarán de verde con el objetivo de visibilizar la enfermedad y apoyar a las personas enfermas para concienciar a la sociedad sobre las dificultades que conllevan en el día a día. El año pasado se iluminaron 400 monumentos en 250 municipios de toda España.

Las instituciones y empresas que deseen sumarse a esta iniciativa, pueden comunicar su adhesión enviando un correo electrónico a participa@luzporlaela.es. En la web www.luzporlaela.es, un mapa actualizará cada día las poblaciones participantes.

Igualmente, el día 21 invita a enviar fotos de los edificios y monumentos de las ciudades iluminados de verde y a difundirlo en las redes sociales con el hashtag #LuzporlaELA o a enviar por correo electrónico sus imágenes y vídeos con los edificios iluminados para colgarlos en la web.

En España hay 4.000 personas diagnosticadas de ELA (Esclerosis Lateral Amiotrófica). De ellas, cada día, fallecen 3 a causa de esta enfermedad y cada día se diagnostican 3 nuevos casos. La ELA es una patología degenerativa e incapacitante que acaba paralizando por completo los músculos del cuerpo y que afecta no sólo a enfermos, actúa como una bomba de racimo golpeando duramente al entorno de la persona enferma.

Un enfermo de ELA necesita cuidados 24 horas al día. El coste anual de estos cuidados asciende alrededor de los 40.000 euros anuales, de los cuales solo el 10% está cubierto por el sistema público.

La gran mayoría de las familias afectadas por la ELA no pueden contratar un cuidador profesional, recayendo esta labor en un familiar (pareja, padres, hijos…), que tiene que renunciar a su trabajo para hacerse cargo de esta tarea. Por ello, las consecuencias de la ELA continúan una vez que la persona enferma fallece.